LA ESTABILIZACIÓN EN LA PSICOSIS: UN ABORDAJE DESDE EL PSICOANÁLISIS

El término estabilización se utiliza para referirse a lo que permite a un sujeto evitar un desencadenamiento o restaurar un estado subjetivo después de que este haya sucedido, cuando aparece un goce que no puede ser simbolizado y rebasa las defensas del sujeto. El goce es el efecto en el cuerpo de la entrada del lenguaje y lleva implícito un más allá del principio del placer, un empuje dañino que el sujeto puede volver contra si o contra los otros. Si en la neurosis el goce se ordena con el “sentido”, en la psicosis aparece el sinsentido del goce, la sensación de que ocurre algo que al sujeto le concierne y no sabe qué hacer con ello. Desde la perspectiva lacaniana trabajamos con el concepto de estructura entendida como las diferentes formas de defensa frente al goce. La estabilización sería el modo que el sujeto encuentra de localizar por algún medio el goce, nombrarlo y darle un sentido.

Hay que decir que el término estabilización no pertenece al registro del psicoanálisis propiamente dicho, porque una estabilización puede darse a través del aplacamiento de los fenómenos con la medicación o de lo que podríamos llamar un “tratamiento práctico” del goce: una vida tranquila, un acondicionamiento del entorno, una atenuación de las exigencias y un alejamiento del riesgo, a lo que podemos añadir a veces la estabilidad de una pareja. Pero desde el psicoanálisis orientado por Lacan, vamos a hablar de estabilización en un sentido fuerte hablando más bien de metáfora y suplencia, en una búsqueda de que el sujeto pueda reinsertarse en el lazo común sin renunciar completamente a sus ambiciones.

Leer másLA ESTABILIZACIÓN EN LA PSICOSIS: UN ABORDAJE DESDE EL PSICOANÁLISIS

¿ES LO MISMO PSICOSIS QUE LOCURA?

En la nosografía psiquiátrica los diagnósticos tienen que ver con la fenomenología. Cuando encontramos alucinaciones o delirios, pensamos que estamos ante una psicosis, y probablemente es así. Pero el psicoanálisis no apunta a los fenómenos observables sino a la estructura, que se escucha en lo que el paciente dice, de modo que podemos pensar que una persona tiene una estructura psicótica a pesar de que no se encuentren las manifestaciones típicas de la psicosis, y viceversa.

En todo caso, no siempre la psicosis está desencadenada. Muy a menudo nos vamos a encontrar con manifestaciones discretas de la psicosis. Es decir, que hay personas que por su estructura podríamos llamar psicóticas que no necesariamente van a llegar a sufrir un brote psicótico. Estas personas han encontrado un modo de estabilización de su estructura. Los modos en que una persona puede estabilizarse son muy variados. Puede tratarse de una pareja, de un trabajo con características especiales para esa persona, de un gusto por el arte, la escritura o determinada afición particular. Algunos modos de estabilización son paradójicos, por ejemplo una adicción a las drogas o al alcohol, una anorexia o bulimia, unos rituales obsesivos, pueden tener esa función… La estabilización puede venir por muchas vías, más o menos exitosas. Lo importante a subrayar aquí es la diferencia de perspectiva que aporta el psicoanálisis con respecto al síntoma, que es siempre algo a escuchar antes que a eliminar.

Leer más¿ES LO MISMO PSICOSIS QUE LOCURA?