PSICOANALISIS Y CRIMINOLOGÍA: SOBRE LA RESPONSABILIDAD SUBJETIVA


El paradigma cientificista que impera hoy en la psicología y la psiquiatría reduce la complejidad de lo humano a una conducta, que se supone determinada por la genética, la bioquímica o los patrones de comportamiento aprendidos.

En su texto de 1950 “Introducción a las funciones del psicoanálisis en criminología”, incluido en sus “Escritos”, Lacan denunciaba que tanto el derecho penal como la criminología derivaban cada vez más hacia una concepción sanitaria que basa en la psiquiatría y sus categorías nosológicas la determinación de la responsabilidad de los sujetos que delinquen hacia sus actos. En esta línea va la tendencia actual de dejar el juicio en manos de peritos “expertos” que determinan si el sujeto es o no responsable de su acto. Se desdibuja así la noción de responsabilidad que ahora se refiere a normas médicas y no tanto jurídicas.

Este paradigma elude el problema de la libertad y la responsabilidad humana. Elude el problema fundamental de la causa de los comportamientos. Desde el  psicoanálisis no cabe la ingenuidad de creer en la libertad total porque ningún ser humano es una página en blanco sino que está constituido por unas marcas fundamentales que lo constituyen: el deseo del que es producto, los significantes fundamentales que lo precedieron y lo acompañaron en su infancia, sus experiencias infantiles y adolescentes… pero no hay ningún determinismo en esto. Entre todas estas marcas y el acto de un sujeto, está el factor fundamental al que debemos apuntar siempre: la posición subjetiva. Esta es la razón por la que Lacan defiende que el psicoanálisis es ante todo una experiencia ética, y que está hecha para sujetos que se toman en serio su existencia y quieren hacerse las preguntas necesarias para orientarse sobre su posición subjetiva, es decir, sobre su implicación en el sufrimiento que los aqueja. 

Lacan en esto, es tajante, enunciando: “de nuestra posición de sujetos somos siempre responsables”.

A diferencia de la psiquiatría y de otras orientaciones de la psicología, el psicoanálisis de orientación lacaniana no opera con clasificaciones. Tanto en los casos de delito como en los tratamientos, no se trata de encasillar a los sujetos dentro de una categoría diagnóstica sino de llevarlos a tomar una posición de responsabilidad frente a sus actos

El psicoanálisis nos enseña que, finalmente, en la vida uno sigue un guión escrito del que desconoce la mayor parte y que con frecuencia nos lleva a sufrir en exceso. La ilusión cartesiana de la plena conciencia de uno mismo como guía es desmontada por la experiencia del análisis. En la modernidad, una vez caídas la religión y las grandes figuras de la Ley y la prohibición, responsables supuestas de la falta de libertad en otros tiempos, y aparecido simultáneamente el concepto de lo inconsciente gracias al psicoanálisis, hubiéramos deseado ver emerger una subjetividad que se hace cargo que su responsabilidad. Un movimiento hacia la mayoría de edad de la humanidad habría incluido la responsabilidad por el propio inconsciente . En lugar de eso, lo que constatamos es un movimiento doble hacia la infantilización y hacia la victimización. Lo que encontramos en la hipermodernidad es el individuo sin palabras y sin responsabilidad hacia su sufrimiento íntimo. La extensión del psicoanálisis ha tenido algo que ver en esta tendencia en tanto entró en la cultura de masas proveyendo de un plantel de disculpas para cada sujeto: mi infancia desgraciada, mi padre maltratador, mi madre que me abandonó… Las coordenadas de mi infancia marcan lo que soy y hago, un nuevo determinismo. Es la lectura errónea que puede hacerse del descubrimiento freudiano.

El psicoanálisis rompe con la idea de inocencia de la víctima. No se trata de desconocer el sufrimiento que implica una situación de violencia como la que puede sufrir una mujer maltratada, pero nos orientamos mejor si en lugar de compadecer, adoptamos una posición en cierto modo “inhumana”: la de buscar la posición del sujeto frente a su sufrimiento y llevarlo a responsabilizarse de dicha posición para poder situarse mejor. 

Lacan llamó gocea esta fuerza interior que empuja a cada sujeto a repetir comportamientos que constituyen una satisfacción paradójica que no está del lado del placer sino del sufrimiento y que está en la base de los síntomas, lo que hace que erradicarlos no sea una tarea tan sencilla como querríamos.

Para el psicoanálisis, es la responsabilidad por los propios actos la que hace a la condición humana. El paso de la naturaleza a la cultura está representado por el pacto social que impone a cada uno la renuncia a una parte de las pulsiones que es incompatible con la vida en sociedad. Ante esa ley cada uno se sitúa a su manera y no hay castigo eficaz para la rehabilitación y la reinserción social si no viene precedido por la asunción de la responsabilidad subjetiva por el acto. Si un sujeto no logra integrar en su propia historia el acto cometido, hacerse cargo de su responsabilidad, que no es lo mismo que su culpabilidad, no hay posibilidad de redención ni reinserción. Se necesita un asentimiento subjetivo al castigo para que este sea efectivo

El psicoanálisis empieza siempre por la operación de rectificación subjetiva. Ningún sujeto puede curarse simplemente por el deseo de quitarse de encima el malestar que lo hace sufrir. Es necesario que lo tome como algo que le concierne íntimamente aunque no sepa exactamente en que consiste esa implicación.

Un juez tiene la potestad de des-responsabilizar a un sujeto de sus actos, declararlo inimputable, y quizá esto pueda tener su sentido en ciertos casos. Pero como psicoanalistas podemos afirmar que negar a cualquiera la posibilidad de hacerse cargo de las consecuencias de sus actos equivale a expulsarlo de la comunidad humana. Poner a alguien en posición de irresponsable equivale a deshumanizarlo y en ocasiones condenarlo a la peor autopunición sin posibilidad de apelar a un orden simbólico que lo ampare. No es precisamente una posición humanitaria sino lo todo lo contrario, a punto tal que sostenemos que existe el derecho a ser castigado.

Finalmente, lo que tienen en común los jueces y los psicoanalistas es que carecen de la fórmula universal y no tienen más remedio que enfrentarse a cada uno de sus casos con la perspectiva del uno por uno.

Freud dejó dicho que consideraba que había tres profesiones imposibles: gobernar, educar y psicoanalizar, es decir, curar a los pacientes. Son imposibles en el sentido de que no logran su objetivo completamente, queda un resto, porque la pulsión no es completamente dominable. Para el psicoanálisis el reconocimiento de ese resto lo lleva a abandonar el objetivo de dominar las pulsiones y adquirir en cambio una dimensión ética: dejar en manos del sujeto la decisión de qué destino darle a lo que ha aprendido sobre si mismo en un análisis. Se trata en psicoanálisis no de una ética del bien, como la kantiana, sino de una ética del mal que habita en cada uno de nosotros.

EL PSICOANÁLISIS FRENTE AL MALTRATO DOMÉSTICO

Parto de la constatación de una cierta impotencia de las medidas educativas y judiciales para frenar el maltrato. Al respecto es paradigmático el tema de las mujeres que se saltan las órdenes de alejamiento impuestas por los jueces.

Quisiera en primer lugar poner en cuestión el machismo y la desigualdad de género como única explicación a esta lacra. Un dato muy a tener en cuenta es que en los países nórdicos, donde las medidas de igualdad entre hombres y mujeres están más desarrolladas, las cifras de maltrato doméstico no solo no disminuyen sino todo lo contrario. Esto nos debe hacer pensar que la cuestión no es tan simple. El maltrato en la pareja y la familia no se pueden explicar sólo con consideraciones sociológicas, hace falta tener en cuenta cómo se constituye la subjetividad y más concretamente la sexuación si queremos entender algo.

El machismo y la educación, los ideales sociales, los discursos imperantes sobre lo que es un hombre o una mujer etc, son factores comunes en una sociedad, pero siempre tenemos que tener en cuenta el modo en que interaccionan con la historia de cada uno: pautas de crianza, cuidados y experiencias de satisfacción, ausencias, maltrato, abandono… Estos dos factores, el social y los avatares biográficos, están siempre en función de un tercero, que va a resultar decisivo: la posición subjetiva de cada uno, cómo cada uno se posiciona a partir de esas cartas que le han tocado en  la vida.

Los seres humanos tenemos un problema: lo que nos constituye como humanos, que es el lenguaje, nos humaniza pero nos aleja del instinto que nos orientaría sobre cómo vivir. Por eso no tenemos más remedio que inventar soluciones singulares a la cuestión de qué es ser un hombre o una mujer, porque hay una falta en el lenguaje para decir el sexo, al igual que la hay para decir la paternidad o la muerte. Lo social, la educación, las leyes, nos proveen marcos, soluciones de uso común para todo eso. Por ejemplo el matrimonio es una solución “prefabricada”, pero todas estas soluciones son un poco como un traje mal cortado donde no nos cabe algo, se dejan fuera una parte de lo más singular de cada uno, por eso podemos decir que son soluciones sintomáticas, que acogen una dificultad pero no la terminan de resolver del todo.

El lo que concierne a la relación entre los sexos, el malestar es estructural en el ser que habla. Lo masculino y lo femenino no coincide con lo biológico, son posiciones simbólicas y el psicoanálisis muestra que la sexuación se estructura a partir de la lógica del tener y de la falta. Cada uno ahí se las arregla a su peculiar manera, tomando una posición que es inconsciente.

La igualdad social y jurídica son totalmente necesarias, pero en el plano de la subjetividad eso no resuelve todo. Lo masculino se constituye a partir del tener y poseer el objeto, y en esa lógica la pareja ocupa a veces el lugar de lo que “se tiene”. El odio entonces aparece en la medida en que lo femenino encarna una lógica distinta, la de la falta, la de lo que no se tiene, que se escapa a esa la lógica del tener. Las mujeres encarnan la otredad y es por eso que el odio a lo femenino, que es inconsciente, es de estructura. Hoy los discursos que mantenían a raya esa peligrosidad que lo femenino encarna se han venido abajo, y las mujeres ocupan posiciones nuevas. A eso se une el declive de la masculinidad en nuestras sociedades occidentales y una cierta infantilización de los hombres, que cada vez se hacen menos cargo de posiciones paternas, por ejemplo. Constatamos a la vez un rebrote en los jóvenes de la cara más abyecta de la lógica machista. ¿Falta de educación? La diferencia sexual no tiene buena prensa, hoy prima la igualdad por encima de todo. Se puede pensar que, entonces, ante la angustia de la falta de semblantes sociales claros y diferenciados para ocupar esas posiciones masculina y femenina, las viejas respuestas retornan en toda su virulencia.

En cuanto a las mujeres víctimas ¿por qué se dejan maltratar? Se habla de dependencia económica. No diremos que no exista, pero quizá no es la más fundamental. La dependencia de las mujeres es sobre todo dependencia del signo de amor del otro. La mujer, que se sitúa frente a la sexuación en la lógica de la falta, encuentra en el amor aquello que les da el ser y eso puede llevarlas a lo peor porque por la vía del amor están dispuestas a entregarlo todo,  a veces hasta su vida. Además, en función de ciertas condiciones de su infancia y de la relación con el Otro materno (o paterno) una mujer puede situarse en una posición de permanente decepción que la lleva a pedir siempre más amor del otro, lo cual a un hombre afectado de cierta “fragilidad” lo puede “enloquecer”, porque no entiende lo que ella quiere. Ella puede, además, repetir esa situación de esperar el signo de amor y decepcionarse hasta el infinito, creyendo en las palabras de arrepentimiento de él una y otra vez, o interpretando sus celos y su maltrato como signos de amor. Lo escuchamos en muchos de estos casos.

Frente a la falta de una respuesta sobre qué es ser una mujer, la mujer busca una respuesta por el lado de ser amada, y determinadas mujeres pueden encontrarla en una posición sacrificial de ser “la única” que lo cuida y que está siempre dispuesta a volver con él a pesar de todo lo que él haga, es decir, que ella es “la única” para él, ocupando un poco el lugar de la madre de su pareja.

Por eso a veces no sirve con intentar convencer a una mujer de que se está equivocando. Esa solución inconsciente de sacrificarse para que el otro la ame es la que ella encontró para tener un lugar. Pedirle que renuncie a ella es un poco dejarla en el vacío y la angustia: ¿qué es ella para el otro entonces? No es sencillo cambiar esas condiciones inconscientes y por eso a menudo son las propias mujeres las que infringen las órdenes de alejamiento y vuelven a vivir con sus maltratadores.

En cuanto al partenaire violento (que por cierto no es necesariamente el hombre, sino quien está en posición masculina, en posición de poseer al otro como objeto, como se ve en las parejas homosexuales donde los malos tratos se dan exactamente igual que en las heterosexuales), lo que encontramos es en realidad una debilidad de la que no se quiere saber nada, que es compensada con la violencia. A menudo se trata de personas enormemente dependientes con un sentimiento inconsciente de inferioridad. La posible pérdida de su objeto, de su pareja, los sume en una angustia insoportable. Ella tiene que ser toda suya y que ella muestre el más mínimo deseo por fuera de él, que tenga otros intereses, aunque sean mínimos, ya no digamos que manifieste su deseo de separarse, lo llevan a una situación de sentirse despreciados por el otro que no pueden soportar y que invierten convirtiendo a su pareja en objeto despreciado, degradado y vejado.

En conclusión: las leyes son fundamentales y deben ser firmes contra el maltrato, la educación también lo es, pero hay lo irreductible de la posición subjetiva que ambas deben tener en cuenta sino quieren incurrir en situaciones paradójicas, como terminar castigando a una mujer que se salta una medida de alejamiento. Si uno está fijado a una posición sacrificial no hay orden de alejamiento ni programa reeducativo que lo mueva. Lo pulsional no se educa totalmente, siempre hay un resto inasequible a la regulación; se puede encontrar un mejor arreglo con ello, pero lleva tiempo, y hay que trabajar con las coordenadas singulares inconscientes de la persona, que es lo más alejado de los tratamientos estandarizados que toman todo esto como un déficit educativo y de socialización de los sujetos.