¿POR QUÉ LA ANOREXIA SE INICIA EN LA ADOLESCENCIA?

Los datos son inequívocos: la mayoría de los cuadros de anorexia mental se inician en la adolescencia. Si bien algunas anorexias se forjan ya en la infancia, lo cierto es que la llegada de la pubertad desencadena numerosas respuestas de tipo anoréxico, especialmente en las chicas, en una proporción de 9 a 1 con respecto a los varones. Es importante preguntarse por este dato tan evidente del inicio en la pubertad, porque la respuesta que demos a ese interrogante orienta el tipo de tratamiento que más conviene.

¿Por qué la anorexia se inicia en la adolescencia?

Durante la pubertad los caracteres sexuales se hacen evidentes en el cuerpo y los órganos genitales experimentan un aumento de libido. En el mundo animal, los cambios hormonales proveen la maduración necesaria para las relaciones sexuales. Sin embargo en los seres humanos no basta con eso: es necesario, además, que estos cambios en el cuerpo sean asimilados simbólicamente para que una persona pueda desarrollar su sexualidad. El inconsciente necesita construir una escena que organice y oriente el despertar sexual para que la sexualidad sea soportable y vivible. Si esto no sucede la sexualidad puede llegar a ser una enorme fuente de angustia.

Aceptar o rechazar las transformaciones del propio cuerpo en tanto sexuado es un paso crucial en el proceso de desarrollo adolescente. Este pasaje casi nunca está exento de dificultades. Hacerse cargo subjetivamente de aquello que funciona como motor del propio deseo suele ser problemático para el adolescente. A veces ocurre que la aparición de los cambios puberales no conduce a asumir el propio despertar pulsional sino más bien a su rechazo radical. Esto supone la ruptura de la  relación misma del sujeto con el sexo. La vía del rechazo radical es un tratamiento del paso de la pubertad que no atraviesa la puerta de entrada de la sexuación. Esta situación de no asumir el propio sexo y no poder asumirse como persona que desea y es deseada, puede resumirse en la siguiente fórmula: “de esto no quiero saber nada”.

La confusión ante el sexo puede estar en la base de la anorexia

La anorexia y la sexualidad

La adolescencia es un trabajo: el trabajo de maduración de aquello que es causa de deseo, que es motor del deseo de vivir de una persona. Para que exista ese motor, tiene que haberse efectuado una pérdida, una separación. La adolescencia es el tiempo lógico de la separación. Se trata de la separación del Otro que en la infancia quedaba a cargo de todo lo que sucedía. El adolescente se ve en la tesitura de tener que empezar a hacerse cargo de lo que siente, sin poder pedir al Otro que le resuelva todo. Las primeras experiencias amorosas y sexuales son el ejemplo más evidente de la necesidad de una separación del Otro. Este proceso no siempre se da satisfactoriamente y eso produce una dificultad en la relación con el Otro, el sujeto queda como atrapado y busca formas “patológicas” de separarse.

Ser mujer tiene una dificultad añadida en lo referente a la sexualidad: se trata de cómo ser a la vez un sujeto de pleno derecho, a la vez que se consiente a ocupar el lugar de objeto de deseo de otro. Ser objeto de deseo puede llegar a ser muy angustiante, especialmente cuando existen dificultades de separación previas. A menudo constatamos que las jóvenes que ha tenido dificultades en su proceso primario de separación pueden producir una respuesta anoréxica, que en muchos casos supone retroceder al momento anterior, cuando aún no tenía la regla y su cuerpo era el de una niña: una cancelación de los cambios introducidos por la pubertad ante la imposibilidad de asumir la posición de objeto de deseo en la relación sexual.

Fotograma de la película “cisne negro” , que muestra las dificultades adolescentes para asumir la sexualidad adulta

Qué hacer y qué no hacer ante la aparición de síntomas anoréxicos

A menudo los cuadros anoréxicos se inician con ciertas restricciones, la eliminación de algunos alimentos, la obsesión por quemar calorías, evitar quedar a comer… No conviene entonces centrar todas las conversaciones en la comida y el peso porque no haríamos más que redoblar la pendiente ya iniciada por la adolescente. Se trata más bien de interesarse por las encrucijadas vitales que está atravesando, y ofrecerle un lugar en donde hablar de sus cosas. Está demostrado que a mayor pobreza de contenidos mentales mayor derivación del malestar hacia el cuerpo, así que lo que conviene es ayudar a poner palabras a los conflictos y dificultades que están en la base del síntoma anoréxico. No conviene de ningún modo tomarlo como “una moda” o “una tontería”.

Lo que ocurre es que al principio hay una verdadera satisfacción con la práctica anoréxica, el inicio de los síntomas apacigua la angustia y no se experimenta con malestar. Los problemas vienen solo más tarde. Sin embargo, no conviene dejar que el problema se cronifique, y a menudo hay que llevar a consultar a una adolescente, incluso si ella no lo ve como un problema, sobre todo si es muy joven.

Las terapias que se centran en erradicar el síntoma anoréxico a toda costa son peligrosas. La solución anoréxica no es buena pero no deja de ser una solución. Hay algo que aparece como insoportable, un abismo frente al que no hay palabras. La obsesión por el control, la medida y los rituales de cuantificación es una mala solución porque lleva a lo ilimitado, a decir “no” a todo y poner en riesgo su vida. Desde un enfoque orientado por el psicoanálisis lo que vamos a hacer es acercarnos de manera indirecta a buscar una solución al vacío angustiante que el encuentro con la pubertad ha producido

Deja un comentario

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

Responsable y destinatario: Beatriz García; Legitimación: Consentimiento del interesado/a; Fin del tratamiento: controlar el spam y la gestión de comentarios; Derechos: A acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos detallados en la información adicional; Información adicional: Disponible la información adicional y detallada sobre la Protección de Datos Personales de la web "beatrizgarcia.org" en la política de privacidad.